AL-ÁNDALUS Y LOS REINOS CRISTIANOS

 

En el año 711 los Omeyas cruzaron el estrecho de Gibraltar al mando de Tarik y derrotaron al rey visigodo Rodrigo en la batalla de Guadalete. Al territorio conquistado lo llamaron al-Ándalus. La capital se estableció en Córdoba. La ocupación de la Península Ibérica fue rápida y sin apenas resistencia. Las causas fueron:

 

• La superioridad militar musulmana.

• Los conflictos internos de los visigodos.

• El apoyo prestado a los invasores por grupos descontentos, como los judíos o algunos nobles visigodos, quienes se rindieron a cambio de mantener sus propiedades.

 

El avance musulmán se detuvo en las zonas montañosas del norte, donde surgieron núcleos de resistencia cristiana.

 

Evolución política de al-Ándalus

 

El territorio musulmán en la Península Ibérica se mantuvo durante ocho siglos, aunque con grandes cambios territoriales. La evolución política de al-Ándalus se puede resumir en las siguientes etapas:

 

Emirato dependiente de Damasco (711-756): en este periodo Al-Ándalus se organizó como una provincia más del Califato Omeya. Conquistaron casi toda la Península Ibérica. Fueron derrotados por los astures en la batalla de Covadonga (722) y por los francos en la batalla de Poitiers (732).

Emirato independiente (756-929): el príncipe omeya Abderramán I huyó del destronamiento y matanza de su familia por los abasíes. Llegó a al-Ándalus y derrotó al emir, autoproclamándose emir independiente en el 756. De esta manera al-Ándalus se independizaba políticamente de los califas abasíes de Bagdad, aunque siguieron reconociendo su autoridad religiosa. Durante estos años los andalusíes tuvieron que luchar contra los reinos cristianos del norte y contra los francos, que conquistaron Gerona y Barcelona creando la Marca Hispánica.

Califato de Córdoba (929-1031): En el año 929 Abderramán III se proclamó califa, iniciándose el periodo de mayor esplendor de al-Ándalus. En estos años destacó Almanzor, caudillo militar que controló el poder y llegó a saquear Barcelona y Santiago. El califato se mantuvo oficialmente hasta el 1031, fecha en la que se desintegró en taifas o reinos independientes.

Reinos de Taifas (1031-1085): Período de debilidad en el que los reinos cristianos del norte aprovecharon para cobrarles tributos o parias a cambio de la paz. Tras la conquista de Toledo por Alfonso VI de León (1085), temiendo desaparecer, los reyes de las taifas pidieron ayuda a los almorávides.

Almorávides (1085-1144): Bereberes que formaron un gran imperio en el norte de África con capital en Marrakech. Cuando las taifas solicitaron su ayuda cruzaron el estrecho de Gibraltar y derrotaron a Alfonso VI en la batalla de Sagrajas (1086). Después, incorporaron al-Ándalus a su imperio africano e implantaron un fuerte radicalismo religioso, persiguiendo a mozárabes (cristianos) y judíos. En 1145 se desintegraron y se formaron los segundos reinos de taifas por un breve periodo de tiempo.

Almohades (1147-1224): Los almohades sustituyeron a los almorávides en el norte de África y dominaron al-Ándalus, implantando un mayor radicalismo religioso. Derrotaron a Alfonso VIII de Castilla en la batalla de Alarcos (1195), pero posteriormente fueron derrotados en la batalla de las Navas de Tolosa (1212), lo que permitió el avance cristiano por el valle del Guadalquivir. A partir de entonces el poder almohade decayó y fueron expulsados de la Península Ibérica, formándose a partir de 1224 los terceros reinos de taifas. Estas terceras taifas serán conquistadas progresivamente por los cristianos.

Reino Nazarí de Granada (1238-1492): Última etapa de la historia de al-Ándalus. Finaliza con la conquista de Granada por los Reyes Católicos.

 

Sociedad, economía y cultura en al-Ándalus

 

La sociedad de al-Ándalus se componía de diferentes grupos étnicos como árabes, bereberes, esclavos negros o eslavos y personas de origen hispano-visigodos o hispano-romano. En sus tierras convivieron musulmanes, cristianos y judíos. Los cristianos que vivían en territorio musulmán se conocían como mozárabes y podían practicar su religión pagando más impuestos. Los cristianos convertidos al Islam eran los muladíes.

En relación a la estructura económico-social distinguimos en primer lugar a la aristocracia (grupo reducido y privilegiado que en su mayoría eran de origen árabe), seguida de la masa popular (campesinos, artesanos, muladíes, mozárabes, judíos,…). El último lugar lo ocupaban los esclavos.

Sobre la economía andalusí hay que destacar el desarrollo de la agricultura y, en especial, de los sistemas de irrigación. En al-Ándalus se mejoraron los sistemas de riego con el empleo de norias para extraer agua, la construcción de acequias para distribuirla y de pozos y aljibes para almacenarla. También introdujeron nuevos cultivos procedentes de Oriente como el arroz, la caña de azúcar, la morera, los cítricos, las espinacas y las berenjenas.

Al-Ándalus era una brillante civilización urbana con grandes ciudades que superaban los 10.000 habitantes como Córdoba o Sevilla. En todas ellas había numerosos sabios que contribuían al esplendor cultural, como el caso del filósofo Averroes. También difundieron inventos orientales como el papel, la pólvora, la brújula y el astrolabio. Artísticamente podemos destacar la Mezquita de Córdoba, Medina Azahara, la Giralda de Sevilla y la Alhambra de Granada.

 

Los primeros núcleos cristianos (722-1035)

 

Tras la conquista musulmana, en las áreas montañosas de la Cordillera Cantábrica y de los Pirineos se formaron núcleos cristianos de resistencia. Con el tiempo, estos núcleos se convirtieron en reinos y sostuvieron una lucha con Al-Ándalus conocida como Reconquista.

En la cordillera Cantábrica se formó el reino de Asturias a comienzos del siglo VIII. Aquí, Pelayo derrotó a los musulmanes en Covadonga (722). Los sucesores de Pelayo ampliaron el reino y trasladaron la capital de Oviedo a León, originándose así el Reino de León (siglo X).

El Este del reino de León lo ocupaba el condado de Castilla, que fue conquistado por Sancho III de Pamplona en el siglo XI. Fernando I, hijo de Sancho III de Pamplona, heredó este condado y lo transformó en el reino de Castilla (1035). Dos años después derrotó al rey de León y formó el reino de Castilla y León, aunque esta unión no será todavía definitiva.

En los Pirineos también se constituyeron núcleos de resistencia cristiana que tuvieron que enfrentarse por el sur a al-Ándalus y por el norte a los francos. En el Pirineo occidental se formó el reino de Pamplona, donde destacó el rey Sancho III el Mayor. En el Pirineo central se formó el reino de Aragón, cuyo primer rey fue Ramiro I. En el Pirineo oriental se formaron los condados catalanes, territorio controlado previamente por los francos (Marca Hispánica). Destacó el conde Vifredo el Velloso.

 

Consolidación y avance de los reinos cristianos (siglos XI, XII, XIII)

 

Durante los siglos XI, XII y XIII los reinos cristianos peninsulares extendieron considerablemente su territorio aprovechando los problemas internos de los musulmanes. La excepción fue el reino de Navarra, que quedó bloqueado al no tener frontera con al-Ándalus. Portugal se independizó del Reino de León en 1143.

Castilla y León se consolidó como un reino único cuando Fernando III unificó definitivamente ambos territorios en 1230. La expansión territorial de Castilla y León durante estos siglos se puede resumir en los siguientes acontecimientos:

 

Alfonso VI de León conquistó Toledo (1085).

Alfonso VIII de Castilla derrotó a los almohades en la batalla de las Navas de Tolosa (1212).

Fernando III, el unificador de Castilla y León, conquistó Córdoba, Jaén y Sevilla en el siglo XIII.

Alfonso X “el sabio”, hijo de Fernando III, conquistó Cádiz y Murcia en la segunda mitad del siglo XIII. En su reinado se elaboró el Código de las Siete Partidas, con el que se pretendía conseguir la uniformidad jurídica en el reino.

 

En los reinos orientales se produce un acontecimiento de suma importancia: la unión del reino de Aragón y los condados catalanes mediante el matrimonio de Petronila (heredera de Aragón) y Ramón Berenguer IV (conde de Barcelona), dando lugar a la Corona de Aragón (1137). Desde entonces, su territorio se extendió en dos direcciones:

 

• Hacia el Mediterráneo, se conquistó la isla de Sicilia (siglo XIII)

• Hacia al-Ándalus, Jaime I “el conquistador” incorporó Mallorca y Valencia (siglo XIII).

 

Los avances de Castilla y León y la Corona de Aragón redujeron el territorio de al-Ándalus al reino Nazarí de Granada.

 

Siglos XIV y XV

 

En este periodo el territorio cristiano de la Península Ibérica se lo repartían Castilla, Aragón, Navarra y Portugal. Durante la Baja Edad Media los monarcas de los distintos reinos recuperaron el poder político perdido quitando autonomía a los señoríos y a las ciudades (basándose en el derecho romano), creando las audiencias (donde se administraba justicia en nombre del rey), mejorando la recaudación de impuestos y enfrentándose a la nobleza rebelde. Tanto la Corona de Castilla como la Corona de Aragón continuaron su expansión territorial.

En la Corona de Castilla, Alfonso XI estableció una legislación común para todo el reino (Ordenamiento de Alcalá, 1348) y generalizó la figura del corregidor, representantes del poder real en los municipios.

Su hijo, Pedro I, quiso continuar con la política de su padre pero tuvo que enfrentarse a la alta nobleza en una cruenta guerra civil, siendo derrotado en 1369 y accediendo al trono Enrique II (su hermano bastardo). Así, daba comienzo la nueva dinastía de los Trastámara.

Un siglo después, a la muerte del rey Enrique IV en 1474, dio comienzo una nueva guerra entre los partidarios de su hija Juana (casada con el rey de Portugal) y los de su hermana Isabel (casada con Fernando de Aragón y nombrada princesa de Asturias en el Tratado de los Toros de Guisando de 1468). En esta guerra saldrá vencedora Isabel.

La Corona de Castilla inició en esta época su expansión atlántica. Aseguró el control del Estrecho de Gibraltar tras la Batalla del Salado (1340), evitando así la ayuda norteafricana al reino nazarí. Además, comenzó la conquista de las islas Canarias (siglo XV).

En la Corona de Aragón se creó la Generalitat (siglo XIV), institución que vigilaba el cumplimiento de los acuerdos de las Cortes. Unas décadas después, al extinguirse la dinastía reinante, se realizó el Compromiso de Caspe (1412) en el que fue elegido rey Fernando de Antequera, de la dinastía Trastámara.

La Corona de Aragón continuó su expansión mediterránea con la toma de Atenas, Neopatria y Cerdeña (siglo XIV). También incorporaron el sur de Italia, dónde Alfonso V fundó el reino de Nápoles en el siglo XV.

 

Gobierno y administración de los reinos cristianos

 

Existieron diferencias entre los distintos territorios peninsulares. En La Corona de Castilla la monarquía era unitaria, es decir, estaba formada por un solo reino y la autoridad del rey era mayor. En la Corona de Aragón la monarquía era federativa, es decir, estaba compuesta por varios reinos (Aragón, Cataluña, Mallorca y Valencia) que contaban con sus propias instituciones y leyes. Además, los reyes aragoneses tuvieron menos autoridad porque se impuso la teoría pactista, según la cual el monarca y los súbditos se comprometían a respetar sus respectivos derechos.

Los reyes se ayudaron para gobernar de la Curia Regia o Consejo Real, una asamblea compuesta por miembros de la alta nobleza y el alto clero que aconsejaba en los asuntos de gobierno.

A partir del siglo XIII los reyes incorporaron a la Curia Regia a los burgueses ricos de las ciudades, naciendo de esta manera las Cortes, asambleas formadas por representantes de los tres estamentos (parlamentos). Las primeras Cortes peninsulares surgieron en el Reino de León durante el reinado de Alfonso IX. En Castilla las Cortes eran únicas para todo el reino y tenían la función de aprobar nuevos tributos. En la Corona de Aragón cada reino tenía sus propias Cortes (excepto Mallorca) y no solamente aprobaban impuestos, sino que el rey debía presentar las nuevas leyes ante este organismo para someterlas a su aprobación. Con el nacimiento de las Cortes, la función de aconsejar al rey paso a los Consejos.

 

La repoblación del territorio

 

Los extensos territorios conquistados a los musulmanes fueron repoblados con población cristiana. La repoblación consistía en instalar nueva población y poner en cultivo la tierra arrebatada al Islam. En un primer momento el sistema más utilizado fue el de la presura, es decir, la ocupación libre de la tierra por campesinos y nobles que se convertían en propietarios. Posteriormente este sistema fue sustituido por otros métodos de repoblación:

 

• La repoblación concejil se empleó en los valles del Duero, del Tajo y del Ebro. En este sistema, el territorio conquistado se dividía en concejos o municipios, que recibían del rey un fuero o ley donde se recogían los derechos y privilegios de sus habitantes. Los repobladores recibían una casa y tierras cuyo tamaño dependía de la capacidad para hacer la guerra.

• La repoblación por las órdenes militares se realizó en las zonas fronterizas, peligrosas y de escasa población, como el territorio localizado entre el Tajo y Sierra Morena. Allí, las órdenes militares, formadas por monjes guerreros, recibían extensos señoríos (Maestrazgos) a cambio de defender el territorio. En Castilla las órdenes militares más importantes fueron las de Calatrava, Alcántara y Santiago.

• La repoblación por repartimiento se realizó en el valle del Guadalquivir, Murcia, la costa valenciana y las Islas Baleares. En estos lugares el territorio se repartió de forma proporcional a la participación en la conquista. Así, los nobles recibieron grandes propiedades y las gentes del común pequeños lotes de tierra

 

La sociedad estamental

 

En los reinos cristianos peninsulares se impuso pronto la sociedad estamental, dividida en estamentos a los que se pertenecía por nacimiento (excepto el caso del clero). Los estamentos eran tres y cada uno desempeñaba una función social: la nobleza guerreaba, el clero oraba y los trabajadores (pueblo llano o tercer estado) realizaban las tareas necesarias para mantener a los otros dos grupos. Este último estamento se componía de campesinos, artesanos, comerciantes…

La nobleza y el clero eran estamentos privilegiados (no pagaban impuestos, gozaban de leyes especiales, ocupaban altos cargos y poseían grandes propiedades). Los trabajadores, en cambio, carecían de privilegios. Formando parte del pueblo llano también estaban:

 

• Los judíos. Vivían en barrios propios llamados juderías. Eran prestamistas, médicos, artesanos especializados y funcionarios de confianza de los reyes.

• Los mudéjares. Eran los musulmanes que, tras la conquista, quedaron en territorio cristiano. Vivían en barrios propios llamados morerías y solían ser pequeños artesanos o campesinos.

Moriscos (musulmanes convertidos al cristianismo).

Judeoconversos (judíos convertidos al cristianismo).

 

Cultura y arte en los reinos cristianos

 

La convivencia de las culturas musulmana, cristiana y judía tuvo su principal ejemplo en la Escuela de Traductores de Toledo, que alcanzó su mayor esplendor con el reinado de Alfonso X “el Sabio”. En ella, especialistas árabes, judíos y cristianos traducían del árabe al latín o al castellano obras traídas por los musulmanes a la Península desde Oriente.

Durante este periodo se desarrollaron principalmente dos estilos artísticos, el Románico (siglos XI y XII) y el Gótico (siglos XIII, XIV y XV). Del arte románico podemos destacar San Clemente de Tahull (Lérida) y la catedral de Santiago de Compostela. Del arte gótico tenemos grandes muestras como la catedral de Burgos o la de Toledo.

La literatura aportó obras muy variadas durante estos siglos, muchas de ellas escritas en lenguas romances. Algunos ejemplos son el Poema de Mío Cid y obras narrativas como el Libro de Buen Amor, del Arcipreste de Hita.

 

Carmina Hernández San Martín.

Bloque 2: La Edad Media: Tres culturas y un mapa político en constante cambio (711-1474).

Preguntas cortas de la opción A.

Al-Ándalus

Reinos cristianos (primera parte)

Reinos cristianos (segunda parte)